free estadisticas La ultraderecha exige más poder en Andalucía – La Nueva Andalucía

La ultraderecha exige más poder en Andalucía

Si siguen discutiendo sobre galgos o podencos, se pueden ver encerrados en su discusión,, que tal vez sería lo mejor para Andalucía, a tenor de las exigencias de la ultraderecha, que pretende imponerse al Gobierno, con poco más del 8% de los votos emitidos

Imagem viral en redes sociales, que parodia la posición de la ultraderecha sobre los derechos de la mujer

RPNews // 8 enero 2019.- “Tienen que respetar a 400.000 votantes andaluces“, decía un portavoz esta mañana, en referencia a 366.000 andaluces que votaron a su partido, en la mayoría de los casos como castigo a los 36 años de pesoísmo, pero a los que nunca se les ocurrió comparar a los recién llegados conla ideología nazi-fascista. Y parecen “el principe azul” del PP de Juanma Moreno, al que persiguen, arrastrando el traje blanco aunque les ponga un ojo morado, como en el dibujo de cabecera.

Juanma y Juan ya se han repartido la piel del oso. Ahora tienen que cazarlo. Pero el oso, que lo sabe, aunque no es berlinés, sino madrileño procedente de Euskadi y ha sido juez, se deja querer. Que más fuerte será la … caída. Pues estos no acaban de caer. Tanto tiempo soñando con San Telmo, que se pueda ir ahora por exigencias que si cedieran les arrastrarían al abismo de la ultraderecha recalcitrante y antediluviana, no es digerible. Pero los antediluvianos no son dirigibles. Ni digeribles, todo lo contrario, se les han atragantado. Moreno se ha quedado con Hacienda, que “la pasta es sagrá”, y Ciutadans see encarga de anticorrupción, que de eso saben mucho. Y todavía no han decidido cual será el presupuesto de cada consejería, que para decidir eso también van a necesitar el voto de su “principe azul”. Vaya problema, unos por otros, y el día de la investidura -que puede ser una embestidura- está encima.

Los de ultraderecha hablan de sus 366.000 votantes, y engordan la cifra hasta redondear muy al alza, no tanto como engordaron el porcentaje que atribuyeron a los barrios más pobres, en los que, según ellos, “habían ganado”, cuando en realidad no llegaron al 8’5% de los votos emitidos. Goebbelianos que no han estudado a Goebbels, pues también para mentir hay que ser inteligentes. Utilizan sus 366.000 votantes como si realmente fueran mayoría -de hecho se creen con derecho a gobernar sin entrar en Presidencia-, en una población de ocho millones y medio, con un censo de más de cinco millones, y una abstención del 46%, verdadera protagonista de la jornada, que habría sido decisoria, si los abstencionistas pudieran decidir. Pero para decir no se puede ser abstencionista, que esa es la clave.

Total: que si siguen exigiendo que les den la Luna, se van a estrellar y pueden encontrarse otros cuatro años con Susana Díaz en San Telmo. Pero, como no hay mal que por bien no venga ¿y lo bien que se lo van a pasar echándoses la culpa el uno al otro y todos a la trianera, hasta del desplome del Perito Moreno?

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies