free estadisticas Málaga: restaurada, la antigua fábrica de corcho de El Tarajal sería un lugar de interés para Campanillas – La Nueva Andalucía

Málaga: restaurada, la antigua fábrica de corcho de El Tarajal sería un lugar de interés para Campanillas

Este conjunto industrial, dedicado a la producción de azúcar a partir de la caña y de la remolacha, y a la producción de corcho, es uno de los ejemplos más relevantes de la pujante actividad industrial que desarrolló la ciudad de Málaga durante el siglo XIX. 

RPNews // 6 diciembre 2018.- Málaga para la Gente ha propuesto que se solicite la declaración de Bien de Interés Social de la antigua Fábrica de Corcho y Azucarera de El Tarajal y que se exija su cuidado y protección.

Los concejales Eduardo Zorrilla y Remedios Ramos han presentado hoy la moción que presentarán a la próxima comisión informativa de Ordenación del Territorio, Vivienda, Movilidad, Accesibilidad y Seguridad, relativa a la protección, conservación y recuperación de la antigua Fábrica de El Tarajal como joya del Patrimonio Industrial malagueño.

Zorrilla recuerda que esta antigua fábrica es un magnífico ejemplo del patrimonio, de la ciudad y también “del abandono de PP, sobre todo si está en un distrito periférico como este caso que se trata de Campanillas”. También ha añadido que es también una fórmula muy utilizada por el equipo de gobierno de ser “indulgente” con propietarios de edificios de estas características.

Se da la circunstancia de que el pleno ha aproado hasta en tres ocasiones y por unanimidad medidas con el objetivo de recuperar y proteger El Tarajal, sin que hasta el momento se haya realizado nada.

Asimismo, la Asociación en Defensa de las Chimeneas y del Patrimonio Industrial ha enviado cartas al Ayuntamiento de Málaga y a la Junta de Andalucía, en los que se alerta del mal estado de la fábrica del Tarajal y reclama que por su valor patrimonial sea declarada Bien de Interés Cultural.

En una de las misivas resalta que la antigua fábrica del Tarajal, a pesar de contar con protección arquitectónica I en el PGOU, mientras que la chimenea tiene una protección integral, está sufriendo continuas agresiones vandálicas y destructivas por lo que existe un peligro de desaparición del conjunto de esta obra histórica.

Además, llama la atención sobre la demolición de partes importantes del conjunto como la casa de dirección y las de oficiales.

La fábrica de El Tarajal está en el catálogo del bienes del Patrimonio Inmueble de Andalucía, que admite fácil reutilización y puede servir para muchas funciones sociales y culturales, pero hay que buscarle una solución definitiva para preservarlo puesto que la misma reúne suficientes valores históricos para que sea declarada como Bien de Interés Cultural (BIC) tanto en la categoría de monumentos como de lugares de interés industrial.

La categoría de Lugar de Interés Industrial, está reservada para parajes, espacios, construcciones o instalaciones vinculados a modos de extracción, producción, transporte, comercialización o equipamiento que merezcan ser preservados por su relevante valor industrial, técnico o científico.

La petición formal a la Consejería de Cultura con la documentación justificativa de la misma sería el primer paso para proteger como Bien de Interés Cultural en la categoría de Lugar de interés industrial este inmueble que carece de protección patrimonial, añade el portavoz de Málaga para la Gente.

La antigua Fábrica Azucarera y Corchera de El Tarajal data de 1930, se estudia en la asignatura de Patrimonio Industrial (junto a otros restos de fábricas, chimeneas, etc. cada vez menos, que quedan en Málaga) en la Universidad de Málaga. Se trata de uno de los edificios de mayor relevancia arquitectónica del pasado industrial de la ciudad y uno de los mejores ejemplos de la arquitectura industrial andaluza.

El conjunto fue construido en ladrillo visto y tiene planta en forma de H. Las fachadas están rematadas con frontones triangulares y los vanos son de medio punto, lo que le confiere un aspecto clasicista. El conjunto lo completa una chimenea que tiene 90m. de altura y fue fabricada en Fráncfot, como dice una placa que aún no ha sido arrancada.

La fábrica El Tarajal se encuentra situada en el extrarradio, al oeste del municipio, en el distrito de Campanillas, a poca distancia de la ribera del Guadalhorce. Ocupa una parcela trapezoidal limitada al norte por la carretera de Campanillas MA401, al sur con el ferrocarril Málaga-Córdoba, al este con los edificios de la empresa textil Intelhorce o Hitemasa y al oeste con la barriada El Tarajal.

Este conjunto industrial, dedicado a la producción de azúcar a partir de la caña y de la remolacha, y a la producción de corcho, es uno de los ejemplos más relevantes de la pujante actividad industrial que desarrolló la ciudad de Málaga durante el siglo XIX.

El edificio principal de la fábrica se sitúa en el centro del conjunto, orientado en dirección noroeste-sureste. Está formado por un edificio de planta rectangular de dimensiones aproximadas de 22×60 metros, cuatro alturas y una única crujía. A ambos extremos de éste se adosan perpendicularmente dos naves de planta rectangular.

La nave adosada al norte es de planta rectangular de dimensiones 20×50 metros, cuatro alturas, una única crujía y cubierta a dos aguas de estructura metálica y de teja cerámica árabe. La nave adosada al sur es de planta rectangular de dimensiones de 40×17,5 metros y dos y cuatro alturas con cubierta a dos aguas de teja árabe.

El acceso está situado en el eje central de la nave principal. Está formado por un cuerpo que avanza 10m sobre la fachada alineándose con las naves laterales. Es un cuerpo de dos alturas y cubierta a dos aguas utilizado en origen para albergar las oficinas que acoge un zaguán de acceso con un zócalo de azulejos figurativos en tonalidades azules.

Al exterior, asumiendo cierta dosis de singularidad respecto a otras edificaciones industriales de la época, denota un considerable componente clasicista en su composición.

El uso extensivo del ladrillo visto y la distribución pautada de los vanos dotan de homogeneidad al conjunto. Estos vanos verticales, de medio punto o escarzanos y de proporciones rectangulares alargadas, varían su altura dependiendo de la planta y el cuerpo en el que se encuentren situados. Los hastiales se presentan decorados a modo de frontones triangulares con cornisas de ladrillo visto y tímpano liso.

La chimenea de la fábrica se encuentra en el espacio trasero del edificio principal, al sur del conjunto. Esta chimenea, destinada a conducir a capas de aire superiores los gases producidos por la combustión de las calderas de la fábrica, fabricada en Fráncfort del Meno, cuenta con unos 90 metros.

En ella se distinguen dos partes. La parte visible y la más importante en términos formales y funcionales es el fuste, caña o tubo. Se trata de un conducto hueco se sección circular que reduce sus dimensiones con la altura. Sobre el fuste se encuentra una escritura que indica AMET 1931. El fuste descansa sobre una base o pedestal y no cuenta con remate.  Otras construcciones completan el conjunto industrial como el depósito de agua, los almacenes y un edificio situado en el acceso principal a la fábrica.

Muchos malagueños y malagueñas la conocen como la fábrica del corcho, que fue su segundo uso a partir de 1946. A pesar del desvalijamiento continuo, la fábrica de corcho, que a mitad de los setenta se convirtió en depósito de trigo, sigue manteniendo un gran encanto. El nuevo PGOU califica la parcela como urbanizable con una protección arquitectónica I, que es insuficiente a nuestro juicio. Aunque el nuevo PGOU califica de espacio protegido la antigua corchera de El Tarajal, su estado de total abandono obliga a una intervención urgente que evite su desaparición.

Málaga para la Gente propone en su moción solicitando al equipo de gobierno  que redacte un documento motivado para la petición formal a la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía de que inicie los trámites para que la antigua Fábrica de Corcho y Azucarera de El Tarajal sea declarada Bien de Interés Cultural (BIC).

También le instar a que se adopte todas las medidas necesarias para aumentar la protección y exigiendo el mantenimiento del deber de conservación, y en caso contrario su expropiación o venta forzosa que contempla la normativa, para asegurar la futura recuperación de la antigua Fábrica de Corcho de El Tarajal y Fábrica de azúcar Nuestra Sra. de la Victoria como parte importante del Patrimonio Industrial en Málaga.

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies