free estadisticas A ver si nos vamos aclarando – La Nueva Andalucía

A ver si nos vamos aclarando

Pues bien, como este cerebro mío que me ha tocado en suerte es como es, se pone a recuperar recuerdos de lo que dice el Sr. Abascal, entre los que aparecen cosas como aquello de España para los españoles; lo mismo que el dinero, los servicios públicos, el trabajo, los negocios, la dignidad, el liderazgo empresarial, el honor, las tradiciones, y alguna que otra rebujina más, a la que yo decidí, ahora sí, no dedicarle ya ni una sola neurona más.

Santiago Abascal, líder nacional de VoX

RPNews // 9 de enero 2019. José Manuel López.

Que estaba yo acordándome de Ahdmed, el vecino de mi suegro, cuando mi amigo Pedro me manda un WhatsApp con un enlace que te lleva a un no sé donde en el que aparece una noticia de VOX, y yo, que tengo que confesar que a veces me parezco a Göering, cuando decía aquello de que al oír la palabra cultura sacaba la pistola, pues yo, como decía, cuando oigo hablar de ese partido político, no es que saque la pistola, porque ni la tengo, ni la quiero para nada, pero sí que, dada mi manifiesta resistencia a manejar asuntos que en vez de ayudarme a progresar, me retrotraen a un pasado que además fue nefasto, prefiero dedicar mis esfuerzos mentales a otras cuestiones más creativas y tengo tendencia a llevarme mi atención conmigo.

Pero el mal ya estaba hecho. Mi cerebro, con una eficiencia que ya discutiré con él en privado, empezó a rebuscar entre sus neuronas por ver que encontraba por allí, relativo a un asunto tan farragoso, y a ponerlo en relación con lo que tenía más a mano, que no eran otros que mi suegro y su vecino Ahmed, por si eso ayudaba a mi comprensión del mundo. Y va, y me sale el Abascal, la persona, al lado del Ahmed, persona también. Pues bien, como este cerebro mío que me ha tocado en suerte es como es, se pone a recuperar recuerdos de lo que dice el Sr. Abascal, entre los que aparecen cosas como aquello de España para los españoles; lo mismo que el dinero, los servicios públicos, el trabajo, los negocios, la dignidad, el liderazgo empresarial, el honor, las tradiciones, y alguna que otra rebujina más, a la que yo decidí, ahora sí, no dedicarle ya ni una sola neurona más.

El caso es que si no mal recuerdo, y si no también, que para eso están las hemerotecas, este señor dice, creo recordar, insisto, que todo eso y muchas cosas más, eso sí, todas buenísimas, deben ser para los mejores por definición, los más valientes, los más honestos y honorables, además de los más toreros y cristianos: ¡Los españoles! Dicho de otra manera: lo mejor para los mejores, o sea, pa nosaltres.

Y me pregunto yo que a qué mente medianamente lúcida, sensata, y con los pies en la tierra, aunque sea un poco corta de miras, pero siempre y cuando sea española, no le gusta eso.

Con tales pensamientos en mi cabeza, le echo cuentas a Ahmed, malagueño desde que lo parió su madre en La Cruz de Humilladero, por lo que ya desde que estuvo en el colegio le sorprendía una cosa mala que algunas personas mayores lo trataran como si fuera extranjero, sólo porque tenía pinta de serlo. Pero lo que en realidad lo dejó a cuadros, fue que sus propios compañeros hiciesen lo mismo, y como además era musulmán, pues moromierda a tope.

Desde aquellos años de colegio hasta hoy, han pasado muchos días, semanas y años, pero según tengo entendido, por lo que cuenta mi suegro, Ahmed no seguiría quedándose a cuadros todavía hoy, cuando comprueba que aquellos que se supone que vienen a defender a los españoles, lo hacen, entre otras cosas, proponiendo priorizarlos para todo, por delante de todo aquel que no lo sea, si no fuera porque a él tal pareciese que lo incluyen en el grupo de los extranjeros, ya que, según le han dicho, nada de todo eso debería ser prioritariamente para él ¡Vaya, como si no fuera español! Partida de nacimiento en el registro civil, pasaporte, carnet de identidad, de conducir, y del Málaga Club de Fútbol, y no lo consideran español de pleno derecho.

A lo mejor, y aunque no lo digan, todo esto tiene algo que ver con la religión, que todo puede ser, ya que Ahmed es musulmán ¡Con lo contentos que estaban algunos con aquello de que éste país había conseguido superar la mentalidad medieval, declarándose aconfesional! Aunque también pudiera ser por el color de la piel, la tendencia sexual, la ideología, el grosor de la cuenta corriente, o cualquier otra causa no confesada, o lo que es lo mismo, inconfesable.

Pues en mi humilde opinión, esto debería de aclararlo el Sr. Abascal, porque yo, Ahmed, y un montón de españoles más, que o no son de raza caucásica, o no practican la religión apostólico-romana, o no son heterosexuales, aunque puedan ser pederastas o violadores, por poner algunos ejemplos, le agradeceríamos que nos aclarara como entiende él aquello de la igualdad entre los españoles. Y que conste que lo digo, más que nada, porque lo mismo así se ganaba algunos apoyos más, y por si acaso, porque se me olvidaba contarles que otro de esos recuerdos que se me vinieron a la mente, fue el de un pasado cercano, en el que unos españoles mataban a otros españoles por cosas así como atreverse a pensar diferente ¡Si es que a valientes no hay quien nos gane!

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies